¿Contradicciones con el ser de Izquierdas?



La última página de El País de hoy, aparece una entrevista con el Conde de Sert, estoy seguro de que va dar de que hablar. El conde se define de izquierdas y elige un lugar donde un almuerzo cuesta 308 €, ¿es eso una contradicción?

Otros referentes...
Hace un tiempo en esta misma sección aparecía Marcelino Camacho, en esa ocasión el periodista no tuvo tanta suerte (para mi tuvo más, que el que hizo la entrevista al Conde), y Marcelino eligió para hacer la entrevista su propia casa, donde almorzaron café y magdalenas.

También, en otra ocasión aparecía Ángel Gabilondo. Juan Cruz y el rector fueron a desayunar al Hotel Palace, y costó 50€.

¿Quién es más de izquierdas? ¿Se puede saber por sus hábitos? y si es así ¿donde está el límite, por ejemplo, comprarse un Ferrari no es de ser de izquierdas, pero un BMW es pasable?

De momento no soy capaz de contestar, pero voy a analizarlo. Aunque desde luego sé que yo nunca me compraría un ferrari, (a decir verdad me gustaría conducirlo para probarlo alguna vez, así como también me gustaría montar en globo o un cohete), ni tampoco iría a desayunar por el mismo precio que se podría dar de comer a 20 personas. Pero eso me hace más de izquierdas. No lo tengo claro, porque en el fondo, ¿qué nos diferencia del conde, de los que nos sentimos de izquierdas y no tenemos y/o podemos tener gustos de lujo? con mi comida diaria también se podría dar de comer 2 personas en España o a 15 en Somalia.

Los conceptos que se contradicen, a mi juicio, es el de redistribución de riqueza y el de la igualdad de clases. Con el primero, el conde podría replicar, que el paga sus impuestos y incluso paga más que el resto, con lo que está de acuerdo y que con eso cumple como buen ciudadano de izquierdas, ademas con ese gasto apoya un sector económico de su país. Con el segundo concepto, es más discutible, pero acaso es culpa suya el nacer rico y tener esos gustos, aparte de que él quiere que sea el sistema y no las aportaciones individuales lo que produzcan la igualdad de clases, dicho sea de paso, medida treméndamente ultra-conservadora la de esperar que filántropos resuelvan la vida a los más desfavorecidos.

Vaya, pues parece que ahora va ganando el conde, pero sigamos.

Desde un punto existencialista, cuando el conde se sienta en un sitio de 150€ el desayuno es porque el piensa que es lo mejor para él, y si es honesto, también tendrá que pensar que es lo mejor para el resto de la humanidad, en otras palabras, cuando él se sienta en un restaurante de lujo se está sentando con el destino de la humanidad, porque proyecta y soporta esa acción en el resto el mundo entero, ¿Y eso es de verdad bueno para la humanidad? en una sociedad con tantas desigualdades, a mi me parece que no. Aunque sólo sea porque fomenta, la competencia por la distinción social por el lujo. Pero volvamos al principio, eso es suficiente para tachar su acción de no izquierdas, a mi definitivamente me parece que no, pero la polémica está servida.

2 comentarios:

buena cuestión, aunque creo que el problema parte principalmente desde su inicio, que es "ser de izquierdas"? Cualquier persona podría dar una definición totalmente diferente de lo que significa ser de izquierdas, y algunas de ellas bien argumentadas, por ello primeramente es necesario llegar a un consenso recional de lo que significa ser de izquierdas. Por otro lado cuando el conde elige desayunar allí, su inventiva, su elección existencialmente lleva el peso del ser humano, pero esa función de la libertad puede hacernos igualmente inhumanos y degenerar en capricho, como creo que hace el conde en este caso, pues el hombre está aqui tratado como un medio (pagando impuestos garantiza el buen desarrollo social, o fomenta un sector económico). Por otro lado, los actos definen totalmente a una persona, lo determinan, y si acepatamos que ser de izquierdas es poseer un pensamiento plural en busca de un orden social más justo, distributivo, tolerante... cualquier acto que mancille tal honor quedará excluido de tal paradigma izquierdista, y no es injusto, vivir en un sociedad con privilegios herenciales, o en una donde unos pueden desayunar delicatessen y otros apenas alcanzan con un mal café, aunque sea por méritos, como hace el periodista afamado en favor de sus compañeros de facultad que realizan la misma labor, pues no creo que sea justa una sociedad meritocrática, primero se sirven de ella, para aprender y después vaya usted a saber.
Por esa razón no me parece una persona de izquierdas, en el sentido que yo le doy, pero tampoco me parece así muchas de las personas de nuestro imaginario político llamado de izquierdas, falsos embaucadores. Pilar Bardem si me parece una persona de izquierdas, con todo el glamour de las rebajas que desplego en la gala donde por fin se hizo justicia a su hijo, y los cómicos españoles.

Adrián Pina dijo...

Pues me parece un buen tema de debate. ¿qué es ser de izquierdas?
Si el conde que se autodenomina de izquierdas, deja de serlo por disfrutar de un desayuno de lujo ¿el Presidente del gobierno español, elegido por un partido de izquierdas, deja de ser de izquierdas cuando no reparte su sueldo entre los más necesitados?
Por que si con tu comida, querido amigo, se puede alimentar a 20 personas en Somalia, ¿a cuantas podemos alimentar en el mismo país con los ingresos de nuestro Presidente?
Al mismo tiempo, la "nobleza" lleva implícita una forma de anti-izquierdismo, considerando aquella como una prebenda autoimpuesta por aquellos de quienes se rebelaron los que abrazaron la causa socialista.
Por otra parte, debemos recordar las palabras de "Das Kapital" y la doctrina Marx, indicando que lo justo es que la tierra sea para el que la trabaja, y que a cada cual según sus necesidades y de acuerdo con sus méritos. Luego ¿qué tiene de malo un mega desayuno que se pega una persona cuyos logros académicos no están en tela de juicio?
¿dónde debemos poner la línea que separa el mérito del abuso? y lo peor de todo ¿quién pone la raya? ¿los mejores? ¿y a estos quién los elige?
En la antigüedad, el “mejor” solía ser el más fuerte. Pero en nuestros días, esto ya no es así. Ahora, el “mejor” es elegido por aquellos que acuden a votar. ¿qué es ser de izquierdas? Creo que Marx sigue vigente para definirlo: a cada cual según sus necesidades, y de acuerdo con sus méritos. Todos tenemos el mismo derecho a una educación digna y de calidad. Pero si cualquier persona, por sus méritos, destaca sobre las demás ¿qué tiene de malo? Es incluso natural.
No se es de izquierdas cuando se aprovecha la debilidad del prójimo para hacer negocios, para enriquecerse, para medrar... La izquierda no debe consistir en igualar la pobreza, sino la riqueza. Y ésta no debe conseguirse quitando al que tiene, sino dándole las oportunidades al que no la tiene de que la consiga.
Si por el contrario no hacemos esto último, estaremos cambiando de opresores.

Copyright © 2013. BloggerSpice.com - All Rights Reserved
Customized by: MohammadFazle Rabbi | Powered by: BS
Designed by: Tilabs