Inmigración: Un debate lleno de trampas

Voy a intentar razonar los exhabruptos (gracias Manuel por la corrección) que escribí cuando me enteré que Berlusconi decidía volver a tiempos que parecían ya lejanos, (volver a) equiparar inmigración ilegal con el delito.
Cuando se habla de inmigración concurren demasiadas veces al debate algunas falacias bastante comunes, identificar estas trampas es imprescindible para llegar a una solución que satisfaga a todas las posiciones.

El concepto de hombre libre en un país receptor de inmigración es muy diferente al de un país donante, en el caso de España, los discursos han sido alterados en apenas dos décadas, incurriendo en una contradicción de la que hay que dar cuenta al empezar a hablar de inmigración.

Ya desde el siglo XIX España fue un país donante de capital humano, quizás no hubiera tenido que ser así, pero en España se produjeron, aparte de la Guerra de la Independencia, tres guerras civiles, y entre otros destinos, París era sitio de encuentro de los exiliados españoles de los bandos Carlista y Liberal. La capital francesa producía muchas veces un efecto mágico en los bandos, se llegaban a tolerar (leer La araña Negra - Vicente Blasco Ibáñez, Episodios Nacionales - Galdós...). Ironías aparte, el concepto de emigrante y exiliado, en España lo hemos conocido muy bien a lo largo de nuestra historia, y el que algún país no nos quisiera abrir las puertas, nunca ha sido un problema para nosotros a la hora de transpasar sus fronteras (ver: Un Franco Catorce pesetas), también hay que reseñar el papel de la emigración en el proceso democrático que tuvo nuestro país en la transición, en la década de los sesenta y setenta casi dos millones y medio de personas pudieron comprobar que en el resto de Europa había libertad sin que existieran los niveles de corrupción que teníamos en España, que los comunistas españoles exiliados que se encontraron en Francia, Alemania y Suiza no tenían cuernos ni rabo, y empezaron a dudar de : "que como en España en ningún sitio", "que España fuera la reserva espiritual de occidente" o que "Europa no nos quieren, porque nos tienen envidia".

Pero lo cierto, es que gran parte de la sociedad no entiende de antecedentes históricos y sólo quiere una solución a sus problemas, pero hay un matiz que es importante aclarar; sin quitarle importancia al concepto, podemos decir que las delimitaciones de una nación son convencionalismos temporales, las fronteras no están escritas en unas sagradas escrituras o en nuestro ADN, ejemplos de esto son La Alsacia y La Lorena, o más recientemente Kosovo. Es como mínimo terriblemente contraproducente, esgrimir derechos territoriales en contra de una necesidad intemporal como es la humana de sobrevivir, necesidad marcada, esta vez sí, en nuestro mapa genético.

A no ser que seas un sociópata, tienes que reconocer que la humanidad siempre está en continuo movimiento, y si queremos que nuestros valores permanezcan, no podemos permitirnos el lujo de dejar sin atender, nada menos, que a la mayoría del planeta, dejarla a merced de otros valores, no los voy calificar ni mejores ni peores, pero sí diferentes, resuelvan la situación de un continente con tanto potencial como el africano o el asiático. Podemos proponer soluciones a la inmigración con la perspectiva de justicia, empatía y generosidad, pero podemos llegar a las mismas conclusiones en términos económicos y de interés propio.

Pero aun así, todavía no hemos resuelto el problema de la inmigración. Por ejemplo, los nativos españoles se sienten discriminados respecto con los inmigrantes en el acceso de los servicios públicos, esto es, al contrario de la creencia popular, no porque haya cuotas para inmigrantes, sino porque los sistemas de discriminación para becas de comida, becas de libros, etc. se hacen por baremos económicos y si los inmigrantes no están regularizados siempre quedan por delante de los españoles, puesto que oficialmente no tienen un sueldo, pues bien aquí estamos en un problema con dos soluciones como mínimo:

Primera solución; atacar la causa, podemos echar a todos los inmigrantes; económicamente y socialmente, lo veo complicado sin provocar una vorágine de consecuencias impredecibles, ya tenemos la experiencia de echar a los moros y los judíos de España, verdadera razón de que España fuera languideciendo durante siglos, extenuada por los créditos a que teníamos que pagar a casas de préstamo extranjeras, que irónicamente eran judías, cuyos beneficios no retornaban en ningún tipo de reinversión en nuestra nación (ver Historia de España para escépticos- Juan Eslava Galán).

Quizás lo más obvio es reforzar las fronteras, para que al menos no entren más, vía marítima y aérea es más fácil, pero por la vía terrestre es harto difícil, puesto que por Francia las fronteras están abiertas por nuestra integración en la Unión Europea.
Segunda solución; podemos hacer que los inmigrantes no participen en los servicios públicos, y que casi el 12% de la población española tenga hijos que no vayan a la escuela, con todos los problemas de integración que conlleva, y que tampoco utilicen los servicios sanitarios, con todos los peligros de propagación de enfermedades que puede provocar.

Hay una tercera solución más valiente:
Partiendo de las premisas anteriores, la solución para que "los inmigrantes no se lleven todo" es la de regularizar a los que estén trabajando, que así compitan en las mismas condiciones que los españoles en los baremos económicos, y que a la vez aporten dinero, con cotizaciones a la seguridad social e impuestos para ampliar las ayudas y los servicios públicos, con eso conseguir que lleguen a todo el mundo. No fue casualidad que esta fuera la medida que puso en marcha el gobierno en el año 2005.

La decisión de Berlusconi de considerar delito la inmigración es un paso atrás en la concepción de progreso para un país, es una medida populista que no va a reportar nada más que intolerancia y xenofobia, porque institucionaliza que la inmigración es culpable de todo lo negativo que sucede en el Italia. Es atacar a la causa y hacer que perdamos todos, en vez paliar los efectos y hacer que ganemos todos.

Me queda hablar de otro punto clave sobre este tema que es la Integración vs. Diversidad, o de como la inmigración ha influido en el periodo de prosperidad económica de los últimos 12 años en España, pero lo dejaré para más adelante. Espero que este texto sin aspiraciones a nada serio, al menos sirva para reflexionar.

3 comentarios:

Manuel Lobo dijo...

Robert,

SE me hizo menos peado leer los exhabruptos contra Berlusconi,aunque este post es más enriquecedor.

El debate de la inmigración es muy agrio y más cuando nos centramos en los efectos sobre el pais receptor.

Para resolver parte del problema, aunque a muy larguísimo plazo solo hay una solución, que es la integrición de la multiculturalidad. Esto solo se consigue como casi todo lo complicado en esta vida y de lo que soy un firme defensor si de verdad queremos cambier el mundo y es la educación. A la clase política es la medida que menos gusta, (es más la menosprecian) ya que solo tiene resultados a largo plazo y supone una amenaza para su supervivencia.

Mientras tanto, la única solución temporal es el control de entrada, la regulación de los que están trabajando, facilitar los retornos y os movimientos a otros sitios cuando aqui no tengan trabajo y un ingente gasto social para facilitar la integración.

Un saludo,


mloboparra.blogspot.com

Robert dijo...

Gracias por la corrección. Quizás sea por mis antecedentes, porque he nacido inmigrante y he trabajado con ellos, yo no lo veo agrio.

Aunque es verdad, en el artículo, por no ser más largo y más psao, me faltaba explicar que, a mi juicio, con las políticas migratorias se está jugando muy alegremente, sobre todo por parte de la derecha, esas políticas sí que generan problemas, que irónicamente es la misma derecha la que se erige como la única capaz de solucionar.

Yo también creo en la integración en nuestros valores, en concreto la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que para mí, son los valores esenciales, y respetar los aspectos culturales formando asociaciones en igualdad de condiciones que otras nativas de reciente creación. Y por su puesto igualar a las iglesias por abajo (como se hablo en la asamblea), es decir fuera de las escuelas.

Y es verdad que hay más gastos sociales, aunque lo que hay que procurar es que también los inmigrantes contribuyan pagando impuestos y aprovechar esa ampliación de servicios
para que repercuta en toda la ciudadanía.... al menos es mi opinión.

El tema da para mucho, desde luego... tendré que hacer segunda parte...o tercera

Hola robert,

solo es un comentario personal, no con animo de corregir....

lo de debate agrio lo dije por que es un tema que es capaz de enfrentar a la sociedad, sea de izquierdas o de derechas. Viendo el problema de forma simplista y de un solo punto de vista, los argumentos de "nos quitan el trabajo" "les dan cosas gratis (pisos, guarderias, etc" son facilmente utilizables y recolectan éxito entre la población más económicamente desfavorecida y que es la que seguro tiene epro formación social.

Por eso la única solución a largo plazo sea la de la educación, amén de otras medidas que afectan a reducir los flujos migratorios mediante ayuda al desarrollo y la inversión de capital en paises subdesarrollados.

espero ansioso tu segunda parte....

Copyright © 2013. BloggerSpice.com - All Rights Reserved
Customized by: MohammadFazle Rabbi | Powered by: BS
Designed by: Tilabs