Mañana, elecciones sindicales


Mañana se convocan, en la empresa en la que trabajo, elecciones sindicales. Yo me presento,por primera vez, en la lista de UGT y tengo posibilidades de salir como delegado. Para mí es un honor, el poder participar en un proceso en el que creo. Los sindicatos son una institución compuesta por trabajadores, con la labor de representarlos en defensa de sus intereses. Casi nada. Y entonces por qué están tan denostados por los propios trabajadores, por qué hacen diferencias entre ellos y sus representantes, si unos surgen de los otros.

- !Los sindicatos son tal y cual¡ - Me dicen los compañeros.
-¿ Y que haces tú para que no pase eso?- Les pregunto yo.
- Yo "nada", para no conseguir "nada", porque los que mandan en los sindicatos no te dejan hacer "nada".
- ¿Es necesario tener éxito para contribuir en un sindicato con tu trabajo y pensamiento? - Yo no sabía eso, ¿Pero la alternativa es esa? Ir a la deriva de las decisiones de los que han contado contigo.
- ¿Pero si no han contado conmigo? ¿Qué chorrada es esa?
- Han contado con lo que más les favorecía de ti. ¡Con tu desánimo! . Tú has tomado, en tu quietismo, la decisión de contribuir a un sistema que tiene en tu desilusión su mayor perversión.


Este tipo de conversaciones las he tenido a docenas durante estos días, y la verdad, a pocos he convencido. El poder de la acción es mayor cuando la acción pervive sin la necesidad de éxito, esa acción se convierte en un triunfo en sí misma, por eso me presento en las listas, porque no dependo de ello, y me convierto en cimiento de mis ideas, de las ideas de mi sindicato en el
estado más puro, el de la defensa de los intereses de los trabajadores. Una acción que contribuye al modelo de sindicato en el que creo, y que como poco, ocupará una parte del sitio, aunque sea minúsculo, del modelo de sindicato que no quiero.

Este razonamiento, me lo echaría por tierra un Nietzchemaniaco (perdón por la redundancia), a él y a todos vosotros sólo os puedo emplazar en este mismo blog dentro de cuatro años, para tener un debate con argumentos SINCEROS de hechos a favor o en contra de mi acción, irónicamente, me conformo que la verdad del consenso me salve. Suerte Raguenó.


3 comentarios:

RobC dijo...

Suerte!

Yo en la actual forma de trabajar de los sindicatos no creo mucho la verdad, pienso que cuanto más cercanos al trabajador más han renunciado a cierto idealismo y más corporativistas se han vuelto, y más si ser sindicalista supone más un beneficio -en ciertos sectores- que una dificultad solo asumible por un compromiso fuerte.

Aun así sigo pensando que su papel es importante y más con la nueva sociedad que asoma... tienen mucho que hacer por la gran necesidad de formación que tendremos los trabajadores del futuro, y para hacer que nuestra flexibilidad con el puesto de trabajo no signifique la perdida de un sólo derecho. "Flexiseguridad", de la que ya te ofreceré un debate un día.

De UGT volveré a recordar su pasado pablista, cuando asuma la realidad y un proyecto de futuro colectivo. Cuando la vea apostando por las nuevas necesidades de los trabajadores y no por el aumento de privilegios de una casta intocable de trabajadores.

Espero que vayas a ello, yo confío en que alguien moderno como tú sepa ver el un sindicato otra forma de actuar globalmente -y no me refiero a un par de manifestaciones al año- con proyectos innovadores que incorporen trabajadores de todas las áreas.

helvia dijo...

La verdad es que no somos realmente conscientes del papel que tienen o en algunos casos deberían tener los sindicatos.Son fundamentales sobre todo en esta sociedad en la que parece que todo vale: mileruistas, jornadas interminables,imposibilidad de conciliar vida personal y laboral.etc.sobre todo en la empresa privada..

Es cierto que en ocasiones, sobre todo en la administración, parece que ser sindicalistas es un privilegio, en vez de lo que es o debería ser que es un sacrificio, en el sentido de tiempo de dedicación, y sobre todo una pasión y un canal para defender tus principios y derechos y los de tus compañeros.
El ser sindicalista debería ser motivo de orgullo para uno mismo y de admiración del resto y hacía eso tenemos que caminar..
Por eso te animo en tu nueva andadura y espero que las insatisfacciones que te produzca no cuenten con tu desánimo y que los exitos que también estoy segura tendrás te impulsen a seguir trabajando conseguir ese modelo de sindicato que todos deseamos.

Raguenó dijo...

Bueno, no ha sido tan malo ¿verdad, compañero?
Todavía no conozco los resultados definitivos en nuestra zona, de donde saldrá el nuevo comite de empresa, pero te felicito porque parece que ahí os manteneis.
Lo malo es que los demagogos y los pescadores de río revuelto también han subido lo suyo.
Estos tipos, que no encuentran más razón de ser que la de encaramarse a una mesa al grito de "¡compañeros!"y que utilizan la palabra "huelga" con una frivolidad que escandalizaría al mismísimo Durruti, se han vuelto a llevar el gato al agua. Claro está, mi querido compañero, que nuestra empresa, heredera de una mentalidad de clase que el proteccionismo estatal se encargó de definir, es rica en cinísmo colectivo y en el sutil arte de hacer trizas a la gente valiosa.
Pues nada, solo espero que los compañeros que han votado a estos sindicatos (concretamente a uno), tengan tan buena memoria y el mismo sentido crítico con ellos que ahora, pueden ser mayoría en el comité... ¡Ay, no! ¡Qué tonterías digo! Eso no puede pasar nunca porque siempre habrá alguien a quién echarle el muerto de los problemas sin solución, de la incompetencia, de la dejadez, de la falta de moral,... (es que me enciendo),pero no a ellos, que para eso son los más guays. Para eso ya están los que tomán decisiones en nombre de los trabajadores que representan, y asumen la responsabilidad de esas decisiones ante esos mismos trabajadores. Y así les va.

Copyright © 2013. BloggerSpice.com - All Rights Reserved
Customized by: MohammadFazle Rabbi | Powered by: BS
Designed by: Tilabs